google-site-verification=kXpbHicOFNflG7j3CsCdsmbH7SqRwG2CGzEfJk6BTYI Saltar al contenido

Y si no eres titular, ¿Cómo lo llevas desde el banquillo?

voleibol individual o Colectivo

Es el tercer partido de liga, lleva esperando su momento para poder entrar a jugar en pista. Depende de la decisión del entrenador si puede jugar o no, solo pensar en ello le entra como ansias y nervios en la boca del estómago. ¿cómo dominarlo?

Se vive una jornada con nervios ya que el equipo rival ha ganado más veces, y una de ellas fue la final de liga municipal. La ansiedad de ganar aumenta. Pero como dicen cada partido es un mundo y no sé decide hasta llegar al punto final. Se pregunta: ¿el equipo rival se sentirán superiores? ¿Mi equipo sentirá que no son capaces de ganar?. Son momentos psicológicos claves para dejar de lado miedos, complejos y sentirte superior.

El deporte te lleva a estos límites y más.

¿Se convierte en un reto personal?

Bien el equipo empieza entrar en calor con la fase previa a tocar el balón. Inicia el calentamiento, el equipo lo aplica como ritual.Cada una se pone en pareja a jugar para poner en tono los músculos.

¿Cómo es la fase del calentamiento en el equipo?

En fase de calentamiento se empieza a probar colocadas, ataque y recepción. Cada una lo vive a su manera, son momentos donde sube la temperatura, cada una con ansias que suena el pitido del silbato del arbitro. Son instantes de emoción, fuerza y energía.

Suplente o títular

Sabia que no iba empezar jugando, no era titular, es un partido complicado, pero no perdía la esperanza entrar en algún momento ya que llevaba 3 partidos en el banquillo. Suponer una vez mas se repetiría estar en el banquillo entraba en un estado donde la mente juega con la inseguridad y debilidades de baja moral, tristeza como una especie patito feo.

Y mientras su equipo lucha cada punto, sus compañeras no paran de animar, la concentración es decisivo para ganar el partido. Comienza el partido con puntos a favor pero poco a poco a mitad del partido cambia el panorama. El dominio del rival va creciendo, se sigue luchando pero las cosas no salen. Los ánimos, desesperación se ve en las caras de las jugadoras. ¿Qué estarían pensando?.

LA SUPLENCIA, un papel difícil de asumir e imprescindible para un equipo.

Mientras pasaba el partido se hacían cambios para experimentar si conseguimos remontar, no evoluciono al contrario fueron a peor. El panorama era crítico, el entrenador pide tiempo para transmitirle calma. Saben qué ellas juegan mejor pero hay que respirar y demostrarlo.

Saber manejar un equipo no es nada fácil

VAMOS, VAMOS, VAMOS MI-EQUIPO
VAMOS,VAMOS, LUCHA HASTA EL FINAL
ESTA TARDE CUESTE LO QUE CUESTE

El banquillo sigue animando, gritando “vamos sí se puede”, se nota las caras llenas de agobio, los fallos aumentan. Mientras ella sigue esperando ¿cuándo se le va llamar a jugar?, en su interior piensa para aprender si no le dan oportunidad de foguearse no va avanzar.

Desea con ansias la mencionen para entrar pero el partido sigue y ella sigue esperando su oportunidad.

La final del partido se aproxima con un marcador en contra, una vez mas no pudo ser. Se siente rabia por la cantidad de fallos, el equipo rival fue superior con plena concentración, garra, dominio del juego.

Como la vida misma se perdió una batalla pero no la guerra.

Motivación en el voleibol

Llego el fin y Lucia se auto pregunta en el banquillo ¿y qué pasa con ella?, ¿Merece la pena seguir intentando?. ¿Qué le empujará a seguir? Son momentos de pensar desde la tristeza..

¿Y tú como lo vives ser suplente desde el banquillo?